Sólo los profesionales formados en la escuela del Dr. Marcel Caufriez, pueden garantizar la correcta ejecución del método y conseguir los beneficios.

ORIGEN:

El Dr. Marcel Caufriez, fisioterapeuta especializado en uro-ginecología, desarrolló en los años 80 la Gimnasia Abdominal Hipopresíva aplicada en la terapia post-parto. Posteriormente, es adaptada por el español Piti Pinsach al mundo del fitness bajo el nombre de: Reprocessing Soft Fitness (RSF-Hipopresivos). A medida que se ha ido investigando se ha visto que tiene múltiples beneficios estéticos, para la salud y el deporte.  En la actualidad es utilizada por matronas, fisioterapeutas, médicos, preparadores físicos y entrenadores personales en Europa y América.

CARACTERÍSTICAS Y APLICACIONES:

Las técnicas hipopresivas son el único método que logra aumentar el tono de reposo de la faja abdominal y del suelo pélvico.  Fortalece la faja abdominal y reduce visiblemente el perímetro de la cintura, mejora y previene las lesiones y dolores de espalda, fortalece el suelo pélvico, trata la incontinencia urinaria, los prolapsos y la diástasis abdominal, mejora la vida sexual de quienes la practican y además tiene un efecto muy beneficioso sobre el sistema nervioso.

Mejora los niveles de energía, el tono vital y activa el metabolismo al aumentar el tono muscular de todo el cuerpo.

QUIÉN PUEDE PRACTICAR HIPOPRESIVOS:   

Están recomendados para todo el mundo, mujeres y hombres, sobre todo las personas que realizan entrenamientos de impacto, ya que puede afectar al suelo pélvico, mujeres que han dado a luz o que tienen pensado tener hijos, para prevenir y frenar patologías como pérdidas de orina, prolapsos o hernias. Muy recomendable para aquellas personas con deficiencias posturales y problemas de espalda (hernias, protusiones, dolores lumbares).

QUIÉN  "NO PUEDE"  PRACTICAR HIPOPRESIVOS:   

-PERSONAS CON TENSIÓN ALTA (HIPERTENSIÓN).

-MUJERES EMBARAZADAS.

LOS RESULTADOS:   

Practicando regularmente dos horas a la semana en un mes verás los cambios en tu cuerpo y en tu estado de ánimo. Reducción del perímetro de la cintura, mejora de la postura, mejoría notable en patologías como la incontinencia urinaria, prolapsos y diástasis abdominal.

Si no padeces ninguna patología y lo que te preocupa es tu tripa, desde la primera clase verás como el volumen se ha reducido.